A nivel personal experimento un terrible miedo hacia las arañas (Aracnofobia) y en general hacia los insectos parecidos a estás, tales como los cienpies. Analizando la situación he podido concluir que este miedo intenso se originó durante mi infancia y fue producto de lo que Stephen Covey llama: determinismo ambiental (alguien o algo de su ambiente es responsable de sus situación). Recuerdo que desde siempre he tenido contacto con este tipo de animales porque vivo en una casa campestre y desde siempre me han aterrado.

Yo si creo en las teorías del determinismo mencionadas por Covey y en el hecho de que estamos condicionados para responder de un modo particular a un estimulo concreto. En mi caso yo respondo ante la presencia de este tipo de animales con las reacciones típicas de los aracnofóbicos: no puedo controlar el pánico, que se caracteriza por sudoración, respiración rápida y taquicardia (reacciones que frecuentemente le parecen irracionales a otras personas, e incluso al propio afectado) pero que caracterizan este clase de miedos.

No me considero lo suficientemente preparada para vencer mi miedo hacia este tipo de animales, así que por experiencia propia no estoy de acuerdo con lo que afirma Stephen Covey acerca de que “Entre el estimulo y la respuesta, el ser humano tiene la libertad interior de elegir como sentirse”.

No estoy de acuerdo con esa teoría porque esta premisa no se cumple para todos los aspectos de nuestras vidas, considero que la "libertad interior de elegir" esta condicionada por nuestros miedos y por nuestra propia naturaleza: El comun denominador de las personas se sentirian atemorizadas si estuvieran en un inminente peligro de muerte y la mayoria de éstas no podrian ejercer su libertad interior para elegir "no sentir miedo". La mayoria necesitarían de algun tipo de ayuda profesional para estar preparados ante ese tipo de situaciones y así poder elegir "no sentir miedo" antes de morir.

Viktor E. Frankl es un caso extraordinario de la fortaleza mental y espiritual de un hombre capaz de elegir sus valores de actitud frente a las circunstancias de su propia vida. Todos podemos ejercer la "libertad interior de elegir" pero creo que solo somos capaces de hacerlo con fortaleza mental y espiritual ante algunas circunstancias de nuestras vidas y no ante todas.